La Cofradía del Cencerro celebra 60 años de alegría y transforma junio en un 17 de enero

🔴🐴 No pudieron hacerlo el 17 de enero a causa de la pandemia, pero la Cofradía del Cencerro celebraba anoche por todo lo alto su sesenta aniversario. Amistad, gastronomía, alegría y buen humor confluyen en una de las tradiciones más singulares y queridas de la ciudad.

Hermanos burros, amigos y familiares se daban cita anoche en el Hotel Rey Don Sancho para brindar por la vida y recordar a los hermanos burros que ya nos han dejado. La cena contó con la presencia de Jesús María Prada Saavedra, diputado de Cultura y vicepresidente de la Diputación Provincial, entidad que ha costeado la edición de una publicación conmemorativa con el pregón del sesenta aniversario.

Pregón

Abría el acto el Hermano Burro Mayor, Ángel Centeno, para dar paso a la periodista Ana Pedrero, quien ofrecía el pregón del sesenta aniversario, un canto a la vida, a la amistad, a la generosidad y a la alegría que inundan las calles cada 17 de enero, cuando la cofradía sale con su burro Bolinche a las calles de Zamora. No faltó un brindis y emocionado recuerdo para los hermanos burros que están ya al otro lado de la vida, siempre tan presentes.

Por decreto asnal, la periodista fue nombrada Burra de Honor, título que recibía sorprendida y muy emocionada y cuyas obligaciones prometió ante todos los presentes, siendo investida con el típico jubón negro de tratante y con los consabidos cencerrazos en los dos hombros y cabeza.

Durante la cena se proyectó un documental sobre el cincuenta aniversario, así como numerosas imágenes que ilustraban la larga trayectoria de algo que comenzó en 1962 como una reunión de amigos para comer la típica sanantonada y se ha convertido con el paso del tiempo en una de las tradiciones más queridas y singulares de los zamoranos.

Su alma, su latido, su fundador, Ángel Centeno, se mostraba ayer especialmente emocionado repasando lo edificado sobre la amistad y el respeto y la defensa a los animales, ya que no hay burro mejor cuidado y más mimado todo el año que el Bolinche, que cada 17 de enero aparece con sus mejores galas para que niños y mayores lo acaricien y se hagan la consabida foto.

La jornada finalizaba en la discoteca del hotel con la actuación de Alberto Jambrina, Pablo Madrid y Benito Pozo, quienes interpretaron numerosos temas tanto del folclore zamorano como canciones que los hermanos burros entonan en sus cenas, con la intervención especial de los hermanos Eduardo y Antonio Pedrero, las palmas de Chuchi Ramos y los bailes de Jesús Sesma, secundados por las nuevas generaciones de biches, los Escudero, y los venerables garañones en una noche feliz de celebración, homenaje y recuerdo. No faltó el ‘orfeón de la burra’, dirigido por Sigifredo, para interpretar el arreglo polifónico del ‘Mi carro’, todo un himno para la Peña del Cencerro.

No hubo ‘pesebrada’ ni roscas de pan anisado. Pero en plena ola de calor, transformaron la bochornosa noche del 11 de junio en un 17 de enero atípico y feliz por lo que suponía de reencuentro tras dos años de obligadas suspensiones.

En la mañana de hoy, los hermanos burros acudirán al cementerio de San Atilano para recordar a los que ya celebran San Antón al otro lado de la vida.

¡Larga vida a la Cofradía del Cencerro!

¡Viva el burro Bolinche!

¡Viva San Antón!

🔴 LEER MÁS: Cofradía del Cencerro, sesenta años de alegría y roscas

📸 Fotos: Ana Pedrero

L

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies