Caminos Jacobeos: Zamora, paraíso de contrastes

✝️ Zamora cuenta con cinco caminos que recorren los peregrinos mientras se dirigen a Santiago: Camino de Levante, Camino del Sureste, Vía de la Plata, Camino Zamorano-portugués y Camino Sanabrés. Cada uno es especial y único para los casi 5.000 peregrinos de todo el mundo que recorren la provincia cada año.

Zamora es una tierra de contrastes y estos contrastes, son los que la hacen casi única y especialmente hermosa cuando conseguimos llegar a sentirla. Así lo reconocen aquellos que la descubren por primera vez, porque casi siempre, ha sido un lugar de paso y para muchos, representaba ese lugar al que había que ir en alguna ocasión para descubrir los valores que encerraba, pero siempre la visita se posponía para otra ocasión, siendo la gran desconocida para quienes la descubren.

Las grandes diferencias que existen en las tierras del norte y el sur del Duero, resultan muy ostensibles, como también lo son las diferencias entre las comarcas del este y del oeste, en muy pocos kilómetros nos podemos encontrar con lugares completamente diferentes.

Las llanuras del sur y del este, que siempre han sido propicias para el cultivo del cereal y el viñedo, contrastan con los lugares que nos encontramos en el norte y el oeste, donde las montañas y el terreno abrupto resultan más propicios para otro tipo de vegetación, naturaleza y fauna, en unos parajes que han sido protegidos por su especial belleza, como los que nos encontramos en Los Arribes y la Alta Sanabria.

Todo este conjunto, representa un patrimonio del que debemos sentirnos especialmente orgullosos, porque además de ese patrimonio material que conserva la provincia, con unos ejemplos del románico inigualables y únicos, contamos con estos valores, los cuales hay que añadir ese patrimonio inmaterial que representa cada uno de los rincones que podemos encontrarnos en su geografía, con unos parajes naturales que siempre se van a quedar en nuestra retina.

Durante este año y excepcionalmente el próximo, nos encontramos en un Año Xacobeo que para los peregrinos representa un hito muy importante, porque después de once años, cuando se celebró el último Año Santo, los peregrinos de todo el mundo, que van a postrarse ante los restos del apóstol, contarán con una indulgencia especial por haber hecho su peregrinación durante este año.

Cinco caminos

La provincia de Zamora, además de todos los valores que atesora, cuenta con un patrimonio inmaterial en lo relativo al Camino de Santiago que es único, se encuentra en una encrucijada de caminos que convierten a nuestra provincia en un lugar especial por el rico patrimonio que se van a encontrar los peregrinos mientras van caminando al encuentro con los restos del apóstol y tenemos que aprovecharlos.

Zamora cuenta con cinco caminos que recorren los peregrinos mientras se dirigen a Santiago: Camino de Levante, Camino del Sureste, Vía de la Plata, Camino Zamorano-portugués y Camino Sanabrés. Cada uno de ellos es especial y único para los casi 5.000 peregrinos de todo el mundo que recorren nuestra provincia cada año y de los cuales iremos detallando su trazado y sus valores en próximas entregas. Ahora trataremos de contemplar en su conjunto lo que estos caminos pueden representar para una provincia como la nuestra.

Estos cinco caminos que aportan peregrinos procedentes del sur y del sureste, cuando llegan a nuestra provincia, toman diferentes alternativas que se ofrecen a los peregrinos para acceder a tierras gallegas. Unos lo harán a través del conocido como Camino Francés que enlaza con la vía de la Plata en Astorga, mientras el resto, accederán hasta tierras gallegas a través de la provincia de Orense, unos por los montes de Sanabria y otros, los menos, por tierras alistanas y portuguesas.

Hasta que los peregrinos consiguen acceder a tierras gallegas, desde el momento que pisan tierras zamoranas recorren quinientos kilómetros por nuestra provincia, convirtiendo a este territorio en la provincia que más trazado de camino de Santiago cuenta en su recorrido.

Una gran parte de los peregrinos que recorren la provincia de Zamora, proceden de otros países de todo el mundo y mientras avanzan hacia Galicia, pasan por un tercio de las poblaciones con las que cuenta nuestra provincia. Este dato es muy relevante porque desde siempre, el paso de los peregrinos ha generado una riqueza importante en aquellos lugares donde eran acogidos, permitiendo que los pueblos contarán con una prosperidad diferente a sus vecinos que no contaban con esta ruta de peregrinación.

Además de la riqueza material que cada peregrino va dejando en los lugares por los que pasa, hay una riqueza cultural que es inmaterial, por el intercambio que se produce cuando dos personas de diferentes culturas establecen una relación, aunque esta sea mínima.

En estos momentos, en los que el abandono al que se encuentran sometidos muchos de nuestros pueblos, que está consiguiendo que algunos de los servicios básicos que sus habitantes disfrutaban (bar, panadería, tiendas,….) se vayan perdiendo, si somos capaces de establecer y dinamizar unas rutas por las que el flujo de peregrinos sea cada vez más importante, es posible que algunos de estos servicios, puedan mantenerse y consigan seguir prestando atención, no sólo a aquellos que necesitan cualquiera de estos servicios, sino también a las personas de estos pueblos que dependen de ellos.

La mayoría de estos pequeños pueblos, representan esos lugares a los que nunca va a acceder un turista, la mayoría pasarán de largo y muy pocas veces se detendrán en estas poblaciones, porque la planificación que llevan les conduce a esos centros que aglutinan la mayor parte del turismo y desgraciadamente en nuestra provincia no son muchos. Pero sí que van a pasar peregrinos y los peregrinos, tienen la costumbre de inmortalizar los rincones que les parecen inolvidables por los que van avanzando y también escriben sobre ellos y esas imágenes y los textos que van creando, a través de las nuevas tecnologías nos van a dar a conocer en todo el mundo, por lo que podemos convertirlos en los mejores embajadores que podamos imaginar, ellos se encargaran de resaltar los valores que esta tierra puede aportar a todos aquellos que nos visitan.

Cada uno de estos cinco caminos que van siguiendo los peregrinos, cuenta con unos valores especiales que los convierten en únicos, por eso cada uno de ellos dispondrá de un espacio en estas páginas, para que también los zamoranos conozcamos ese patrimonio inmaterial que tenemos y disfrutemos mientras lo vamos recorriendo, porque muchas veces no hace falta ser un peregrino de largo recorrido para poder disfrutar de alguna de las etapas que contamos en nuestra provincia.

Para valorar lo que tenemos y convertirlo en importante, lo primero que debemos hacer, es conseguir que seamos nosotros quienes conozcamos nuestro rico patrimonio, de esa forma cada vez que hablemos de él, lo hagamos con ese entusiasmo que consigue transmitir cada palabra que empleamos al describir nuestros valores.

Fotos: José Almeida

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies