Fallece Julio Mostajo, el último bohemio

En Madrid, donde residía con Pili, su inseparable compañera de vida, se nos ha muerto el escultor Julio Mostajo, el último bohemio y uno de los últimos supervivientes del mural de ‘La Golondrina’, de Antonio Pedrero.

Fue precisamente Mostajo, hijo de un recordado periodista del viejo Correo de Zamora, quien descubrió a Pedrero siendo un niño de once años, con un dibujo de Los Tres Mosqueteros que el padre del pintor exhibía en el bar, animándole a que acudiese a la Escuela de Arte de San Ildefonso, germen de la más brillante generación de artistas que ha dado Zamora.

Impulsor de la Escuela, íntimo amigo del maestro Chema Castilviejo, inquieto, vitalista, Julio ha sido un polifacético artista y artesano que lo ha tocado casi todo, desde la música (con gran tradición en su familia), la restauración y el cine hasta el modelado. Suyo era el medallón en bronce con la efigie del Maestro Haedo que sustrajeron del monolito de la Plaza de Arias Gonzalo.

En la Escuela y en aquella Zamora en ebullición en lo cultural se forjaron sus grandes amistades para toda la vida: Tomás Crespo, Higinio Vázquez, Alberto de la Torre, Luis Quico, Claudio Rodríguez o Ramón Abrantes. Precisamente sus amigos impulsaban en 2007 un exposición homenaje a su persona, que supuso un repaso a su intensa trayectoria vital, a su gran corazón, siempre libre, siempre a la izquierda. Ese corazón grande de apendiz de todo, la media melena al viento, la sonrisa mellada, el humor en la punta de la lengua. Divertido, culto, inquieto, de todos y entre todos.

Precisamente en el cuadro de La Golondrina aparece junto al universal poeta y al escultor, tomando un vino en esa barra eterna donde Virgilio Pedrero ‘Lili’ y su hermano Eduardo atienden a la clientela, toda una crónica de la Zamora de los años 50.

Generoso en extremo (no había pariente pobre a su lado), ocurrente, ingenioso, siempre sonriente y amigo siempre, Julio Mostajo fue también durante años el encargado de instalar el Belén de Caja España, que miles de personas visitaban cada Navidad, cuyos decorados salían de sus manos como pequeñas obras de arte.

Julio se iba esta madrugada a los 96 años de edad, envuelto en el amor incondicional de Pili, una vida fecunda detrás y una magnífica familia que hunde sus raíces en la tierra de los hombres buenos. Zamora hoy es mucho más pobre; pierde a su último bohemio, que tanto la ha querido.

Ahora, camino del cielo, Claudio y Ramón lo esperan ya a pie de barra en La Golondrina. Tienen mucho que contarse.

Descansa en la paz, querido Julio.

2 comentarios en «Fallece Julio Mostajo, el último bohemio»

  • Avatar
    el 6 octubre, 2020 a las 15:16
    Enlace permanente

    Muchas gracias por estas bellísimas palabras para mi gran amigo Julio.
    Que la tierra te sea leve, compañero ✊

    Respuesta
    • Avatar
      el 6 octubre, 2020 a las 18:53
      Enlace permanente

      Preciosas y emotivas palabras Siempre con nosotros. Julio Mostajo

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies