Jesús María Prada: «Nuestros pueblos guardan la esencia de la cocina más tradicional, su oferta gastronómica me enamora»

🔴 «En Zamora puedes perderte en cualquier rincón, pero si tuviese que huir del mundo me iría a Lubián. La Alta Sanabria para mí es especial».

🔴 «La Semana Santa, el patrimonio natural y arquitectónico o la rutas por la provincia continúan siendo grandes reclamos. No podemos inventar lo que no tenemos, pero en cambio sí hay que potenciar lo que tenemos».

🔴 «Vivo solo, así que cocino habitualmente yo. Pero parte del año vivo con mi madre y cocina ella. Por supuesto, disfruto mucho más cuando cocina ella que yo»

De Jesús María Prada Saavedra podrían decirse muchas cosas y todas buenas. Diputado responsable de Turismo, Cultura, Deportes y Desarrollo del Territorio, la puerta de su despacho ha estado siempre abierta para todo el mundo. Trabajador infatigable, su trato es siempre amable, cercano, y en su agenda se multiplican los actos porque le gusta estar al lado del ciudadano, de los vecinos que con tanta ilusión organizan y proponen actividades en sus pueblos. A veces se diría que posee el don de la ubicuidad.

Hombre de talante abierto y dialogante, será el candidato a la Alcaldía de Zamora por el Partido Popular. Con la vista puesta en 2023, en la que los candidatos culminarán una carrera de fondo, repasamos con él la actualidad del turismo y el balance del año que finaliza, pero también nos acercamos a su lado más humano, que siempre prima.

Además de las habituales acciones de promoción de la provincia, como sus rutas naturales, su Semana Santa, el Lago de Sanabria o su rico patrimonio, este año han apostado por las Rutas Jacobeas y las mascaradas de invierno.

– Sí, en la pasada Feria de Intur presentábamos MascaraZa, una plataforma para apoyar las mascaradas de la provincia y que tengan una voz única. Ya son diecisiete las integradas y nos pareció importante darle músculo, visibilidad, para potenciarla y ayudarse entre ellas. Hay pueblos que quieren recuperar sus mascaradas y de esta forma pasan de ser un localismo a englobar un concepto mucho más amplio que cada año atrae a más gente. También es importante reconocer esos más de 500 kilómetros de Caminos Jacobeos que atraviesan la provincia, que ha sido un punto estratégico de paso de los peregrinos. La Semana Santa, el patrimonio natural y arquitectónico o la rutas por la provincia continúan siendo grandes reclamos para el turismo provincial y siempre estarán ahí. No podemos inventar lo que no tenemos, pero en cambio sí hay que potenciar lo que tenemos, además de una maravillosa gastronomía o productos alimenticios de gran calidad. También el paisaje nos ofrece actividades de senderismo, turismo de observación, BTT, rutas de ciclismo… todo ello forma parte de esa promoción conjunta con el Ayuntamiento, así como la campaña de anuncios con grandes fotografías en el metro de Bilbao, Galicia y Madrid, para aumentar las estancias en la capital y provincia Es un trabajo imparable.

Jesús María Prada con la consejera Isabel Blanco en Intur

Finaliza el año y es hora de hacer balance. ¿Cómo ha sido 2022 en líneas generales para el turismo?

-El sector se recupera, pero las cifras de este año no se pueden comparar con 2021 porque no era un año normal; había restricciones y prohibiciones y la gente recurrió al turismo de interior y al turismo rural y eso se notó mucho. Este año sí ha habido desplazamientos al extranjero, la gente ha viajado más, por lo que las cifras han descendido. Hay que normalizar el sector, que es un estanque con el agua revuelta por muchas causas. Tenemos que continuar con esta línea ascendente de turistas iniciada antes de la pandemia y desde el Patronato no nos conformamos con las cifras que ya tenemos, vamos a seguir trabajando para que continúe la tendencia al alza y Zamora pueda ser un destino preferente. Tenemos mucho que ofrecer.

El diputado de Turismo en la Exaltación de la Capa Alistana

La irrupción de la pandemia ha marcado todo este mandato. ¿Cómo se vivió desde dentro en sectores tan afectados y unidos como la hostelería y el turismo?

– La pandemia ha sido un drama en todos los aspectos: económico, medioambiental y humano. Las administraciones tuvimos que estar a la altura para ayudar a agricultores, ganaderos, al turismo activo o a la hostelería, que fueron los grandes perjudicados. Gracias a ello y a pesar de todo muchas actividades se han mantenido. Este año hay que añadir además el desastre de los incendios en la Sierra de la Culebra, un destino cinegético y medioambiental de primer orden. Ha sido una tragedia para toda la provincia que ha afectado a muchos sectores. Por fortuna, la propia naturaleza es muy sabia y confiamos en recuperar pronto pastos y masa forestal, pero el paisaje tal y como lo conocíamos será muy complicado recuperarlo en muchos años.

Con su permiso, ponemos destino hacia Jesús Prada en su vida cotidiana, lejos de la palestra política. ¿Quién cocina en casa?

– Vivo solo, así que cocino habitualmente yo. Pero parte del año vivo con mi madre y cocina ella. Por supuesto, disfruto mucho más cuando cocina ella que yo (risas).

– ¿A qué sabe Zamora? ¿Cuál es su sabor preferido?

– Los sabores de Zamora tienen un común denominador y es la calidad, además de una oferta gastronómica muy amplia. Una ternera de Aliste al punto no la cambio por nada, pero ayer comí unas mollejas alistanas impresionantes y tampoco las cambiaría. Los sabores son sensaciones, Zamora sabe a muchas cosas buenas, maravillosas. Todos los sabores te llevan a momentos y recuerdos únicos, la comida está íntimamente ligada con la memoria y las vivencias.

– ¿Usted es de los que come religiosamente sopas de ajo en la madrugada del Viernes Santo?

– Como sopas de ajo el viernes Santo y muchas veces al año porque me encantan. Mi madre las hace espectaculares, con pan de centeno de Mombuey, y están buenísimas en cualquier época del año.  También me encantan las patatas cocidas con escabeche de lata. Son sabores tradicionales, incluso cocina de subsistencia, y son auténticos manjares.

– En lo gastronómico, ¿Qué asignatura tenemos pendiente?

– El tapeo es excepcional en Zamora capital y de una gran tradición. Pero yo soy muy de garbeos por la provincia, donde tenemos dos restaurantes con Estrellas Michelin, que son una garantía, pero existe una oferta de cocina tradicional y que a mí me enamora: Casa Pepe, Grisuela, Ferreras, las hamburguesas sayaguesas de Mar en el España de Fermoselle, El Capotín…hay muchos y todos ofrecen una comida de primera. Son las mujeres y hombres que guardan la esencia de nuestra cocina. Hay que acercarse a los pueblos, visitarlos y hablar de ellos, con ellos. 

– ¿Cómo se dispone a vivir esta Navidad?

– La Navidad en mi casa es mi pequeño «micromachismo» (risas)… suelen cocinar mi hermana y mi madre, yo llevo vino de nuestras D.O. Para comer, somos muy tradicionales y también tiramos de la tierra: lechazo, cochinillo o pavo. Si en Nochebuena vamos a una casa, en Nochevieja se va a otra. Pero nos gusta vivirla en familia. 

– ¿Qué es lo que mejor se le da a la hora de ponerse frente a los fogones? 

– Se me da muy bien el solomillo en hojaldre y también las lentejas me salen muy bien. Pero soy un cocinero de supervivencia. 

Por último, si tuviese que huir del mundo, buscar el paraíso, el refugio ideal…

– Soy zamorano pero mi raíces en Sanabria tiran mucho. Aún así, no me iría a mi pueblo. Si tuviese que escapar del mundo me iría a Lubián, donde guardo recuerdos maravillosos desde la infancia. Después de morir mi padre, regresé a Lubián y no pude con la emoción. En Zamora podrías perderte en cualquier rincón, toda la provincia es una maravilla, pero la Alta Sanabria es especial para mí, me toca el alma.

Quién lo ha escrito:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies