La Academia de Gastronomía premia la calidad del Queso Zamorano y el trato exquisito al cliente de El Ermitaño

El órgano gastronómico de Castilla y León hace entrega de la sexta edición de sus galardones.

La Academia Castellana y Leonesa de Gastronomía y Alimentación ha hecho entrega en el Teatro Zorrilla de Valladolid de los Premios Castilla y León de Gastronomía, en los que han sido reconocidos, entre otros, la D.O Queso Zamorano y el restaurante El Ermitaño de Benavente. Con la asistencia del viceconsejero de Agricultura de la Junta de Castilla y León, el acto ha sido clausurado por la directora general de Turismo, la zamorana Estrella Torrecilla.

Estos galardones pretenden poner en valor los productos de calidad, las empresas y la gastronomía de Castilla y León desde la producción en el campo hasta el consumo.

El acto comenzaba con la mención especial a la D.O Queso Zamorano en su 25 aniversario por su labor en la defensa de la calidad y diferenciación de un producto reconocido internacionalmente. Elaborado con leche de ovejas de las razas churra y castellana, con una curación mínima de cien días y origen limitado al territorio de la provincia de Zamora, ha de estar identificado con el sello y la contretiqueta del Consejo Regulador que garantiza al consumidor un queso único.

La segunda referencia zamorana de la tarde ha sido en la categoría de ‘Mejor Sala’ para Marcelino Calvo y Nino Martínez, del restaurante El Ermitaño de Benavente, quienes conforman un binomio que ha convertido a la sala de este restaurante en un «oasis de placer, educación y buen gusto», a juicio del jurado, que además destacaba su «trabajo sincronizado que inspira y es un ejemplo para los jóvenes profesionales que están comenzando en este sector y en este ámbito de la restauración, fundamental como puente entre la cocina y la mesa, bodegas y productores, eligiendo y aconsejando en función del plato y el cliente. Elegancia y bonhomía que transmiten lo mejor, lo clásico, la vocación y pasión de un oficio, el arte de ser un buen camarero y especializarse en ello». Merecidísima distinción para una de las principales referencias gastronómicas de Zamora, poseedora de una Estrella Michelín, no solo por la calidad del producto y la excelencia de su cocina, sino también por el exquisito trato al cliente.

La directora general de Turismo, Estrella Torrecilla, cerraba el acto destacando el potencial de los productos de calidad de la Comunidad y el papel cada vez más relevante de la gastronomía en el turismo, hasta el punto de ser el segundo valor más puntuado por quienes visitan Castilla y León.

Premiados

En el acto, presentado por el actor Juan Pizarro y Chelo Miñana, han recibido sus respectivos galardones el resto de premiados por la Academia Castellano y Leonesa de Gastronomía.

Así, en la categoría de mejor restaurante, el premiado ha sido para Ambivium de Peñafiel (Valladolid) por su proyecto de calidad, exclusividad y sofisticación que se levanta sobre unas raíces familiares ligadas a la gastronomía y al vino de Castilla y León; como mejor cocinero ha recogido su galardón Miguel Cobo, de Burgos, por su arrasadora personalidad y potente trayectoria que se encuentra en un continuo desafío creativo que no se limita únicamente a su cocina, como destacaba en su día el jurado.


Javier Sanz , viticultor de La Seca (Valladolid), con cinco generaciones dedicadas al cuidado de la viña para la elaboración de vinos de calidad, ha recogido el premio a la Mejor Bodega, mientras que como mejor producto se ha reconocido a la IGP Morcilla de Burgos.

La empresa de ibéricos Beher, de Guijuelo (Salamanca), ha sido galardonada como mejor industria agroalimentaria por ser na empresa familiar “modélica” tanto en sus instalaciones como en su producto.

Además, La bodeguita de San Segundo (Ávila) recogía su premio como mejor Local de Vinos o copas y el Mesón El Cerrato, de Tariego de Cerrato (Palencia), hacía lo propio como mejor Restaurante Tradicional, destacando la calidad de las legumbres y verduras palentinas.

Finalmente, el premio a la revelación ha sido para la Denominación de Origen Protegida Cebreros, de Ávila, reconociendo así el trabajo de un grupo de viticultores empeñados en que no desaparecieran sus cepas y en la elaboración de buenos vinos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies