La cencellada esculpe a Zamora en cristal

Zamora es una ciudad de hielo y cristal bajo la cencellada. No es nieve, no. Es el fenómeno que en los inviernos la viste de novia, cuando las gotículas de la nieve se congelan y se adhieren a las superficies sólidas como cristales afilados que se posan lentamente, sin prisa, sobre todo.

La ciudad y la provincia han amanecido tapizadas de hielo, con un paisaje como esculpido a golpe de frío, con el soplo gélido de un invierno inmisericorde.

Todo es blanco, belleza, la furia de la naturaleza desatada contra la fragilidad de los árboles y lo eterno de la piedra.

Hermosa Zamora, de norte a sur, de este a oeste, vestida de blanco.

Foto portada: Pablo Andrés

Fotos: Oliva Moreira

Fotos: José Luis Heptener

Fotos: Ana Pedrero

Fotos: Arturo Delgado

Foto: Nieves Hernández

Foto: Justo José Palacios

3 comentarios en «La cencellada esculpe a Zamora en cristal»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies