Manuel Fariña, premio El Norte de Castilla como Mejor Profesional por su impulso a la D.O Toro

El jurado ha concedido también una mención por unanimidad a la Cooperativa Cobadú por su ejemplo de superación para el desarrollo de Castilla y León tras el incendio sufrido en septiembre.

El empresario y enólogo Manuel Fariña, de Bodegas Fariña, ha sido reconocido con el premio El Norte de Castilla en la categoría de Mejor Profesional, “por su impulso y desarrollo de la DO Toro, por ser referente de la DO, de Zamora, de Castilla y León y de España en el exterior”.

El jurado de los premios ha concedido asimismo una mención especial como ejemplo de superación para el desarrollo de Castilla y León a la Cooperativa Bajo Duero (Cobadú), tras el grave incendio ocurrido en el mes de septiembre, que tuvo en vilo a miles de familias zamoranas y provocó una reacción social de apoyo sin precedentes a una de las empresas más fuertes de toda la provincia y de la Comunidad.

Fariña, el visionario

Impulsor y primer presidente del Consejo Regulador del Vino de Toro, es difícil desvincular la figura de Manuel Fariña y su importante papel en la historia de la D.O Toro, así como en exportación y divulgación de unos «nuevos vinos», precursores de la gran expansión sufrida a finales del siglo XX. Puede decirse que Manolo ha sido el gran visionario del desarrollo y el potencial de los vinos de Toro, sin renunciar a su identidad y a su historia.

El vino en el ADN

Emprendedor, humilde, trabajador y cercano, Manuel Fariña conoce el mundo del vino desde que vino al mundo y la D.O Toro hoy no sería lo que es sin su figura y sus grandes aportaciones. Lo lleva en su ADN, desde la cuna; lo recibió como herencia y así lo transmite a las generaciones que ya toman el relevo en una de las referencias de mayor prestigio del vino de Toro.

Fundada en 1942, Fariña es una de las bodegas más antiguas de la comarca de Toro. Su fundador, Salvador Fariña, inició su actividad en una rudimentaria bodega cavada en tierra calcárea en Casaseca de las Chanas, un pequeño pueblo situado a 30 kilómetros de Toro, en la otra orilla del río Duero. En aquel momento, nadie podía imaginar que aquel humilde comienzo pudiera ser el nacimiento de una de las bodegas más prestigiosas del panorama vitivinícola español.

Es a finales de los años 60 cuando Manuel Fariña, hijo de Salvador, regresa de sus estudios de enología, y se incorpora al negocio familiar. En 1987 el entusiasmo y empuje de Manuel le convierten en uno de los principales impulsores de la D.O. Toro y el primer presidente de su Consejo Regulador. Ese mismo año la construcción de una nueva y moderna bodega en Toro supone dirigir la mirada hacia la nueva realidad del mercado y el inicio de una nueva etapa.

La confianza de Manuel en el potencial de la región y en particular en el de su variedad local, la Tinta de Toro, le llevaría a impulsar una serie de cambios que por su trascendencia, supusieron sin duda una verdadera revolución vitivinícola en la zona.

El primer cambio consistió en adelantar en tres semanas la recolección de la uva, lo que permitió el paso de unos vinos que rondaban los 17º de contenido alcohólico a otros nuevos cuya graduación de entre 13º-14º, le acercaba a un nuevo consumidor cuyos parámetros de calidad habían cambiado.

La instalación de un avanzado sistema de control de temperatura en la fermentación, supuso el otro gran cambio que permitiría obtener unos vinos que mantenían el gran carrusel de aromas que ofrecía ya una Tinta de Toro vendimiada en su momento óptimo de maduración.

Los esfuerzos no se podían reducir al área de la producción, sino que era necesario dar a conocer, dentro y fuera de España, las virtudes de lo que se dió en llamar “ el nuevo vino de Toro”. En efecto, los más prestigiosos enólogos y líderes de opinión de todo el mundo, coincidieron en destacar las virtudes de estos vinos considerándolos como un gran descubrimiento.

Por su parte, aquella primera bodega de Casaseca de las Chanas, en la Tierra del Vino, creció y evolucionó también al ritmo que requerían los nuevos tiempos. La incorporación de la nueva tecnología le ha permitido orientar su producción hacia un mercado vinícola cada vez más exigente y competitivo. Bajo el marchamo de calidad de “Vinos de la Tierra de Castilla y León” la bodega originaria ofrece interesantes elaboraciones de Tempranillo, Merlot, Cabernet Sauvignon, Syrah, Moscatel y Albillo. Al mismo tiempo, las experiencias con variedades españolas e internacionales, como el Albariño, la Sauvignon Blanc, la Pinot Gris y la Marsanne, ponen de nuevo de relieve el espíritu innovador de la Familia Fariña.

Ahora, es ya la tercera generación Fariña la que va tomando el relevo para continuar con la andadura en un mundo, el del vino, qué forma parte de su propio ADN.

Hostelería en Zamora se suma al reconocimiento tanto a Manolo Fariña como a la Cooperativa Cobadu, orgullo de las gentes del campo zamorano. Bravos!!

2 comentarios en «Manuel Fariña, premio El Norte de Castilla como Mejor Profesional por su impulso a la D.O Toro»

  • Avatar
    el 14 noviembre, 2020 a las 13:08
    Enlace permanente

    Las bodegas Fariña, en sus inicios se llemaban bodegas Porto porque el Sr Salvador y su esposa Sra Tomasa eran de Porto (Zamora) y a raiz de entrar en Comunidad Europea tuvieron que cambiar el nombre por coincidir como n las bodegas portuguesas.

    Respuesta
    • Avatar
      el 14 noviembre, 2020 a las 22:08
      Enlace permanente

      Fue porque se confundían con Oporto, que no es lo mismo que Porto.

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies