Mar canta, cose collares en el cielo

🖤 A la memoria de Mar Martín Cabañas, que se nos iba ayer después de una larga lucha contra el cáncer. A su luz y su alegría.

Quiero pensar que cuando se van los que amamos encuentran un lugar mejor, que es cierta la vida al otro lado de la vida. 

Habrás cogido tus corales, tus abalorios y alcorcillos de plata, tus hilos de seda y tus cuentas de porcelana, tus flores de coralina, tus piedras nobles y semipreciosas, tus cristales pulidos. Te habrás llevado también tus viejas partituras de Voces de la Tierra y la carpeta dormida de Alollano, vuestra otra familia; la camisa beis, blanca, marrón y negra para los conciertos, la voz afinada, tan bonita; el penúltimo concierto de canciones de la Guerra Civil con nuestro Coro Concordia, las ganas de ensayos y reencuentro, la sonrisa grande, peremne, esa dulzura cantarina que te emana, te desborda por los ojos, por cada poro, esa luz tan tuya que en la tierra llamamos alegría.

La valentía, la serenidad, la paz con la que has mirado de frente a la muerte en estos años largos de lucha y esperanza, en esta redacción de vida, esta lección de fuerza y coraje que se escribe en canciones, en collares mágicos y maravillosos, en esa sensibilidad tuya para combinar piezas y colores, esa última ilusión de tus talleres con Azayca, que vende tus joyitas a cambio de un donativo para la investigación para ganar algún día este pulso desigual al maldito cáncer.

Quiero recordarte en el amor inmenso de José Manuel y Lucas, tu médula, tu fruto, que ya es siempre vida; en el abrazo apretado de las seis polluelas, seis hermanas, seis almas, seis corazones, una piña de cuarzo, inquebrantable, en lo bueno y en lo malo; en las celebraciones de verano en vuestro paraíso sobre el Duero, los disfraces y los guateques, los atardeceres mágicos, la memoria de los días felices, los brindis, las fotos, la música hasta el amanecer. 

Quiero recordarte entre flores de papel y bollos de pan en la maravillosa Festa dos Tabuleiros, más allá de la Raya, a los pies de un castillo templario; en las despreocupada paellas en la finca de los Piedra, en tu mayordomía feliz junto a La Concha, en una madrugada de Viernes Santo junto a la Soledad, nuestra dulce Virgen que ahora te mece en sus manos, o en aquellos cafés fraternales, cuando me transmitías tu fuerza y me consolabas con sólo darme la mano, sin palabras, cuando pensábamos que esta puta enfermedad ya no podría rondarnos, que ya no cabía más dolor en nuestros corazones, que no nos iba a robar a nadie más.  

Y quiero recordarte cerca del agua de este Duero nuestro y de nuestro Lago, nuestra Sanabria eterna, allá donde se diluyen nuestros miedos y nuestras prisas, donde todo es belleza, donde se posa la paz en nuestras almas, espejo de soledades, refugio de todo mal, aquel cocido de hermandad y despedidas.

Hilando cuentas, cosiendo collares, cantando la vida, en el abrazo de tus amores, quiero pensar que te has ido a ese lugar mejor que llamamos cielo, si el infierno es la tierra, es esta lucha sin tregua que has afrontado con el valor de los mejores guerreros; ya estás cantando con tu amigo César las voces de la tierra según Miguel Manzano, la música de Dios. Cierro los ojos y escucho tu preciosa voz entre todas las mujeres del mundo y todo es belleza.

Allí te espera un beso de madre, el abrazo de Antonio, el calor de los que ya cruzaron al otro lado, que son luz, que son vida para los que creemos y esperamos. 

Vuela y descansa, dulce, hermosa Mar, hada generosa de canciones y collares, barro bueno de Olivares.

Vuela, cose, canta; muéstranos tu luz desde tan alto, sea siempre en nosotros tu alegría.

(Todo mi amor para José Manuel y Lucas; para Pepe, Andrés y Gonzalo, para las polluelas Yolanda, Cristina, mi Violeta, Miri , Jose y todos los que os descienden por la sangre, el mismo buen barro, la misma pasta)

7 comentarios en «Mar canta, cose collares en el cielo»

    • el 26 octubre, 2021 a las 12:27
      Enlace permanente

      Maravilla de testimonio Ana.
      Como sabes reflejar los sentimientos de aquellos a quienes QUEREMOS y hemos QUERIDO.
      Gracias Ana. Tú siempre en la brecha….Curando heridas.
      Un besazo.

      Respuesta
  • el 26 octubre, 2021 a las 13:16
    Enlace permanente

    Dios mío. «Esto» no para. Mucha pena y dolor de corazón. No es justo. No y mil veces no. DEP.

    Respuesta
  • el 26 octubre, 2021 a las 13:40
    Enlace permanente

    Mujer muy buena en la tierra
    Angel que nos iluminará y aconsejará desde el cielo
    Descansa compañera y cuida de tu familia y de todos los que disfrutamos con tu presencia
    Vio tú eres la más allegada a mi
    Que nuestro Cristo Yacente y nuestra Soledad
    La acoja en su seno

    Respuesta
  • el 29 octubre, 2021 a las 18:00
    Enlace permanente

    Hasta siempre Mar, qué recuerdo tan bonito y emotivo ha escrito Ana con el corazón.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies