Que suenen las panderetas en tu nombre, Feli

Fallece la profesora Feli Mielgo, guardiana de la tradición y una de las figuras punteras de la Cofradía de Águedas de San Lázaro.

Dicen que cuando una Águeda se va, nos roban un pedazo de corazón a todas las hermanas. Que las panderetas se quedan rotas y sus sonajas se elevan al cielo como un enjambre de abejas en rebeldía, el recuerdo de un febrero que ya nunca será febrero. No sin ti. No sin vosotras.

Este diciembre ha apagado la voz, el corazón, el latido de las Águedas de San Lázaro. Nuestra Feli, capitana eterna en el cántico, avanzadilla y la memoria, la primera letra por La Costanilla, la última en el penúltimo café del Michelos. El timbre más agudo, los labios más rojos, impecables; el mantón teja, el rodao encarnado; los corales en los pendientes, la camisa bordada puntada a puntada por sus manos; la santa tierra y la huerta de Santa Cristina y los ancestros y sus alumnos siempre en el corazón.

Nos han robado el corazón, se nos ha roto. Nuestra Feli, la mirada verde, el pelo de colorines, la sonrisa generosa, la valentía de quien no se doblegó ni ante el olvido, tan cruel, tan sin piedad.

La más tremenda, la más águeda, la más divertida, la más flamenca y ocurrente; la más bailonga con la santita sobre los hombros, incansable, incombustible, pura energía, puro corazón. Cuántas y cuántas risas, cuánta vida, cuántos chistes, chascarrillos y anécdotas en el día de vísperas; cuánto calor del alma en febrero, cuánto cantado y aprendido a tu lado. Hermana del alma.

Y el amor inquebrantable de José Ignacio, ahora por soleá, y la poesía de Claudio junto al Duero y el brindis en Los Pelambres; el privilegio de la amistad, el paisaje humano, irrenunciable desde mi infancia, con Pilar (su inseparable Pilar, ay, Pilarina!) y Andrés en la bodega del Rejo, en La Mortera de Antonio el Chulo, en la ruta eterna de las tascas de la memoria, el vino en la copa, el beso carmín de la vida.

Dicen que cuando una Águeda se va, a las hermanas nos roban, nos parten el corazón. Ahora estás con Tere. Y con Romana y con Martina, y con Nati, Pilar, Isabel y María la Roja, y con María y Chona y Rosa, que se nos acaban de ir, y todas las que nos abrieron el camino, tan rotundas, tan valientes. Y hoy han sonado las panderetas al aire para despedirte, para desearte buen viaje, para darte las gracias por el torbellino de tu presencia, tu energía, tu fuerza, tu inteligencia, tanto amor, tanta lucha contra la desmemoria, tus cánticos desvergonzados en el mercado, tus labios pintados sin mentira, por tus besos tan de verdad. Por tu cántico a la vida y a la libertad, a la alegría de ser y estar.

Que suenen las panderetas al cielo con nuestros corazones rotos pero desbordados de tanto, por tanto.

Gracias por tu maravillosa presencia, amiga, hermana, querida Feli, mi Feliciana. Gracias por la voz de la tradición, por el camino compartido, por el soplo de tu alegría, el beso rojo, indeleble, de tu ejemplo en mi alma, en todas nosotras.

Siempre eterna, siempre febrero, siempre en nosotras. Porque Feli viene de Felicidad y tú nos la has regalado a manos llenas y recordarte, honrarte, es sonreír y elevar la copa. Águeda eterna.

Que suenen hoy las panderetas en tu nombre, Feli. Te queremos ❤️

5 comentarios en «Que suenen las panderetas en tu nombre, Feli»

  • el 6 diciembre, 2020 a las 20:07
    Enlace permanente

    Siempre echaré de menos esos bailes en Santa Clara. ¡¡qué suenen las panderetas!!

    Respuesta
    • el 6 diciembre, 2020 a las 21:46
      Enlace permanente

      Como recuerdo diré,que la conocí en el casona ,como directora,profesora ,y como persona no puedo alabarla más, compañera de sus compañeros ,llevó el colegio a lo más alto, sus alumnos la querían, los padres la respetamos, siento mucho su pérdida, y deseo a su familia, que también conocí mi más sentido pésame, adiós Doña Feli , ahora descansarás en paz.

      Respuesta
  • el 6 diciembre, 2020 a las 21:41
    Enlace permanente

    DEP. DOÑA FELI.
    INAUGURÓ EL COLEGIO ALEJANDRO CASONA. PROFESORA Y DIRECTORA. UNA GRAN PERSONA LA CUAL TUVE EL GUSTO DE QUE ME IMPARTIERA CLASE. HASTA SIEMPRE FELI.
    DONDE QUIERA QUE ESTÉS, BESOS DE UNA DE TUS ALUMNAS.

    Respuesta
    • el 6 diciembre, 2020 a las 23:03
      Enlace permanente

      Tuve la gran suerte de conocerla como directora del colegio Alejandro CASONA cuando yo era ua niña.
      Aparte de ser gran directora, era muy buena persona, cercana y muy comprensible.
      Con el tiempo me entere que las dos compartiamos el mismo amor por las Águedas, tu de San Lázaro y yo de San Frontis.
      Gracias por darnos la oportunidad de conocerte.
      Hasta siempre Doña Feli, vuela, vuela muy alto con fuerza, mucha fuerza, la misma que cuando tocabas las pandereta que parecía que las sonajas se partieran….
      D. E. P

      Respuesta
  • el 7 diciembre, 2020 a las 08:49
    Enlace permanente

    Qué bonito recuerdo y homenaje Ana, gracias por compartir. ¡Qué pena!

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies