Quesos Laurus, innovación y tradición en un producto de altísima calidad

En Torres del Carrizal, una pequeña localidad a tan solo 12 kilómetros de Zamora capital y a 40 de Toro, en el corazón de la Tierra del Pan, el queso zamorano tiene a unos de sus mejores valedores por todo el mundo: Queserías LAURUS.

Junto a los vestigios de la Edad del Hierro hallados en su legendario Teso de la Mora, la civilización del siglo XXI encuentra un tesoro gastronómico basado en una materia prima de altísima calidad y en un proceso que se inicia en la misma cría de las ovejas y culmina en una exquisita variedad de quesos para todos los gustos y paladares, ya sean curados, en aceite o en crema.

La tradición del oficio ganadero y de la elaboración de quesos generación tras generación, heredada de padres a hijos, cuajaba en 2010 en el proyecto de fabricarlos a mayor escala en una empresa familiar, la de Óscar Gómez, que ha demostrado que es posible dotar de futuro a los pueblos.

Así, sin renunciar a la más alta tecnología y apostando por el desarrollo sostenible de su tierra, la familia no ha perdido su vocación artesana y ganadera, logrando un sabor y una textura única en sus quesos.

Producción propia

El proceso se inicia con la gestión de la ganadería, con la propia cría de las ovejas, cuidadas con mimo y con una alimentación de calidad. De su propio rebaño, Queserías Laurus obtiene la leche de 1.300 madres, con una producción suficiente para los quesos y sus derivados.
Todo el rebaño está inscrito en el Libro Genealógico de la raza Assaf -la de mayor capacidad productora-, disponiendo cada animal de una tarjeta identificativa, que proporciona una pura leche de oveja que presta su inigualable sabor al queso.
Después, en la fábrica -donde se organizan visitas para poder conocer de primera mano todo el proceso-, la tecnología unida a la ciencia y la experiencia de estos maestros queseros hace el resto, obteniendo como resultado un queso artesano de la más alta calidad. Un producto que aúna innovación y tradición sin perder su esencia de siglos.

Variedad

En cuanto a sus quesos, destaca el Laurus Bodega, un exquisito queso añejo de 14 meses o el Laurus curado, con seis meses, que también podemos encontrar en aceite de oliva.

A éstos hay que añadir las cuatro variedades de crema de queso para untar: natural, a las finas hierbas, al vino tinto de Toro o con un toque de boletus.

De las visitas a la fábrica y catas en la Cava Laurus o de cómo la empresa ha logrado consolidar en los últimos años la Carrera del Queso hablaremos otro día. Añadiremos solo un consejo: en las catas o en su mesa, hay que probarlo y disfrutar de un queso laureado en numerosos certámenes nacionales e internacionales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies