Quesos y Spritz, una propuesta en Wine Bistro para rematar el día

Wine Bistro (calle de los Herreros), la preciosa taberna de Abel de las Heras y Jessica, vive inmersa en una semana dedicada al queso, con las mejores variedades nacionales e internacionales y para todo tipo de paladares.

Cómo sugerencia para acabar el día, desde Wine Bistro proponen probar su Spritz, para rematar la jornada con un toque italiano muy refrescante.

Spritz

Como explica Abel de las Heras, los orígenes de la bebida se remontan a principios del siglo pasado, cuando el norte de Italia formaba parte del ya extinto imperio austrohúngaro. Se dice que fueron los soldados quienes, en su intento por alivianar los vinos de la zona -de alta graduación alcohólica- y dare una consistencia gaseosa, similar a la de la cerveza, le agregaban un poco de agua carbonatada o soda a sus copas.

Esta alquimia no tardaría en perfeccionarse con un tercer elemento, el bitter que, en sus versiones de Campari, Aperol o Cynar, imprimiría en el trago su característico color anaranjado rojizo y su sabor más astringente o amargo.

Los años pasaron y hoy cada bar ostenta una forma diferente (aunque similar) de prepararlo: mientras algunos le ponen prosecco -el champagne de los peninsulares de Garibaldi– otros prefieren vino blanco y muchos lo coronan con una rodaja de naranja que se sumerge en la copa.

Sea cual fuera la receta, desde Wine Bistro afirman que nada como rematar el día Spritz en mano y disfrutar de la vida al estilo italiano. Y si tienes cerca unas deliciosas gildas, el capricho es completo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *