Café Numancia, 36 años haciendo historia en Zamora

No han podido celebrarlo como les hubiese gustado, como nos hubiese gustado. Pero a pesar del cierre que impone la pandemia en los locales hosteleros, el mítico Café Numancia cumple 36 años haciendo historia en Zamora.

En la Plaza de Cristo Rey, en el corazón de la Zamora moderna; en un callejón sin salida que vierte a la gran rotonda donde se divisa la iglesia y el singular edificio del Banco de España, con las rejas del escultor José Luis Coomonte, hace 36 años abría sus puertas el mítico Café Numancia.

Lugar de reunión de noctámbulos, solitarios y románticos, nuevos y viejos rockeros, moteros locos, amantes de perros y gatos y demás tribus de buena gente; la mala no cabe, no tiene sitio.

Su decoración ecléctica y singular, sus máscaras enigmáticas procedentes de todo el mundo en sus paredes rosas, su cielo estrellado de neón, sus eternos #BluesBrothers, su suelo ajedrezado y miles de detalles genuinos hablan de un local con sabor y personalidad propia que apostó desde siempre por las cervezas nacionales e internacionales de calidad y los mejores combinados. Allí las copas saben mejor.

No en vano Miguel e Isa, «padres» de la criatura, son probablemente los mejores tiradores de cerveza de la ciudad, sin prisa, con su lento ritual, casi con tiralíneas y siempre con el sello de la casa: la falcata de Viriato, el guerrero numantino, el pastor lusitano de Sayago, dibujada en la espuma de su cerveza, rubia o tostada.

Lugar de encuentro y amistad, de recuerdos guardados en el corazón, de abrazos y besos robados, de clientela fiel, también ha sido escenario de chapolines y dardos, parchises o muses hasta altas horas de la madrugada; juegos de mesa, tertulias cofrades, cenas de amigos, reencuentros inesperados, risas, lágrimas o locas noches de San Patricio con la cerveza como reina y madre; conciertos y música en vivo, gaitas de fole y guitarras acústicas, cajones flamencos o panderetas de Aliste, cafés irlandeses o la mejor coctelería. Un totum revolutum en el que cada cosa encuentra su sitio. Ay, si sus paredes hablaran…

Terraza con encanto

Su amplia terraza exterior es un mágico espacio en pleno centro de la ciudad, un oasis con encanto a la sombra de los árboles y escenario privilegiado en las noches de verano de música en directo.

Por sus tablas han pasado todos: desde boleros a flamenco, folclore, pop, rock y Jazz, veteranos nacionales e internacionales y jóvenes promesas locales. Las puertas siempre están abiertas de par en par para quien quiera traspasarlas.

Ahora una pandemia maldita que ha detenido el mundo las mantiene cerradas por imposición. Pero el tiempo corre, el planeta gira y el Café Numancia ha cumplido esta semana sus 36 años de vida. No como querrían, pero sí en pie, mirando al futuro, como el caudillo Viriato que guarda a los zamoranos.

Treinta y seis años haciendo historia en una ciudad donde cumplir, sumar, crecer, es oficio de héroes, de soñadores.

Gracias, Miguel e Isa, por tantos momentos inolvidables, tantas noches rozando, tocando, viviendo la magia.

Larga vida al Café Numancia!

Café Numancia. Plaza de Cristo Rey, Zamora.

☎️ 600 38 89 13

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies