Casi una leyenda

Cuando no estemos, cuando nada seamos, acaso memoria y olvido, permanecerá su piedra altiva asomándose sobre la muralla, su cúpula coronando los días. Erguida, excavada sobre la misma piedra; ciudad románica, cincelada por los hombres y por los siglos, con sus torres alerta y sus cielos inabarcables, tan puros, tan de nadie.

Zamora se asoma al Duero como un milagro cada mañana; canta el agua sus gestas y batallas, sus desamores y arrullos bajo el puente que une las dos orillas, la vida y la muerte, la oscuridad y la luz.

Tan hermosa en el ocaso, cuando la noche se cierne sobre sus aposentos y el día muere encendiendo en el horizonte un rastro de fuego y todo se vence.

Casi una leyenda.

Foto: José Luis Leal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies