Castilla y León suspende todas sus fiestas

​​La Junta de Castilla y León y la Federación Regional de Municipios y Provincias han acordado la suspensión de todas las fiestas en la Comunidad hasta final de 2020 como medida de prevención frente al Covid-19.

Antes de que el domingo decaiga el estado de alarma, la Junta apuesta de nuevo por la prudencia, suprimiendo todas las fiestas locales y municipales de la Comunidad.

De mutuo acuerdo con la FRMP (Federación Regional de Municipios y Provincias), la suspensión ha sido aprobada por unanimidad, evitando así las aglomeraciones de gente que puedan provocar un rebrote.

El decreto de la Junta prohíbe todos aquellos eventos que produzcan aglomeraciones y dedicados al ocio ya sean espontáneos u organizados. Necesitarían siempre una solicitud previa. En el caso de espectáculos taurinos que se desarrollen en una plaza de toros, al disponer de un aforo numerado y controlado, la Junta permitirá hasta un 75 por ciento de ocupación.

En caso de no ser cumplidas, estas normas conllevan un régimen sancionador. ‘Contamos con el auxilio de las fuerzas y cuerpos de seguridad y los cuerpos de inspección de la Junta que pueden verse ampliados», ha señalado el vicepresidente Francisco Igea. «Esta norma no basa sus esperanzas en el poder coercitivo sino en la conciencia de riesgo y responsabilidad de los ciudadanos, que ha sido lo que les ha caracterizado estos días. Los primeros interesados son los propios alcaldes porque nadie quiere volver al escenario de lo que hemos pasado en las últimas semanas. Nosotros vamos a mantener nuestro sistema de control».

Por ello, si alguna localidad decide celebrar las fiestas se enfrentará a una sanción», aunque la Junta cree que este hecho no llegará a producirse por responsabilidad y por la solidaridad de los propios municipios y ciudadanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *