Espejo de soledades

Espejo de soledades, cuna y mortaja, lecho eterno de inviernos y leyenda, entre las montañas cárdenas de la Sanabria emerge el Lago como un milagro brotado de una inmensa lengua de hielo haciendo surco, hondón en la tierra.

Escrita en sus aguas quedó la maldición, pero en sus orillas, de sus entrañas, surge siempre, rabiosa, la vida, la alegría, la belleza, el recuerdo de los veranos, la blancura del invierno, la leyenda que selló su destino.

Agua que calma la sed de los ojos que buscan su reflejo. Refugio, espejo de las soledades de las almas.

Foto: Paco Fuentes Vicario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies