Estrellas en el viejo puente

El cielo y las aguas del Duero se funden en una.sola cosa, niebla espesa que congela enero con su aliento gélido y el viejo puente parece diluirse hasta hacerse nada, espectro entre dos orillas y un corazón cansado.

Las farolas son como estrellas en el aire, reflejos que convierten al Duero en un cielo efímero pero infinito.

Más allá, el silencio de una ciudad que duerme, que sueña, que espera un milagro bajo la niebla.

Foto: Ana Pedrero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies