La Peña del Cencerro reconoce a los hosteleros zamoranos que les acogen año tras año

La Peña del Cencerro ha salido como cada 17 de enero a las calles de Zamora con el burro Boliche y los Dulzaineros de la Calle Real de Soria, que un año más han anunciado con sus sones el paso del peculiar cortejo por la ciudad.

La novedad de este año es que la «cofradía» que preside el Burro Mayor Ángel Centeno, ha reconocido con una placa diseñada por el Hermano Burro Antonio Pedrero la hospitalidad y el buen trato que le dispensan anualmente los distintos establecimientos zamoranos.

Lugares de parada habitual comoa el Restaurante El Horno, la Bodega Chimeno (donde no ha faltado un entrañable recuerdo a Antonio, quien durante casi 60 años les abrió las puertas de su casa) , los embutidos Díaz de Iosu y Vicente, La Vinacoteca, el bar de las Galerías de Tres Cruces, a Paco el del Antonio (que continúa ofreciéndoles su inolvidable tortilla en la calle Pablo Morillo, donde estuvo el emblemático bar) o el Gofer’s, donde han degustado la tradicional sanantonada y el burro Bolinche ha podido  repostar y cenar su alfalfa fresquita, con los mimos que siempre le dispensan.

La tradición se ha cumplido y han llenado Zamora de roscas y alegría. Los Hermanos Burros ya fallecidos habrán vestido sus jubones al otro lado de la vida y los que quedan en la tierra han hecho bueno el dicho que reza que «de bien nacidos es ser agradecidos».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *