La vida regresa al casco antiguo con sus terrazas

El paso a la Fase1 de la desescalada en la pandemia del Covid-19 ha permitido la apertura de numerosas terrazas en la ciudad. Poco a poco la vida comienza a fluir por las calles y el buen tiempo favorece la instalación de las terrazas de verano, que alivian en parte el tremendo parón que ha sufrido el sector hostelero.

Aunque faltan algunos establecimientos por abrir, la mayoría ha decidido instalar sus terrazas durante el lunes y el martes. Así, en la Plaza del Fresco los zamoranos ya pueden disfrutar de la terraza del Papeos (la bocatería continúa llevando su comida a casa) y del Manolita Che, el pub de Begoña González, lugar de encuentro emblemático, que desde ayer abre a las 17 horas con sus habituales cafés, refrescos, cervezas o combinados. Se echa de menos en esta zona habitual de copeo la terraza del Gran Café Jalisco, aún a la espera de abrir sus puertas.

Continuando la ruta hacia la Catedral, la siguiente parada es la Plaza Mayor, que aún no ha recobrado su ritmo habitual de terraceo. Sólo el antiguo Central -hoy restaurante de comida china y española- ha instalado su terraza en horario de manana y tarde, a la espera de que hagan lo mismo el Pub Ocellum y la Cervecería Plaza Mayor.

Al otro lado de la iglesia, en la Plaza de San Miguel, el bar-restaurante El Colmado ya ha instalado su terraza, así como la heladería que une la Plaza Mayor con Ramos Carrión. Los zamoranos esperan ya la apertura del pub Marlén, que anuncia novedades, o las terrazas de los restaurantes de la zona como el Meneses, el Ágape, el Bernardo y el Zamora, que conforman un núcleo importante en la hostelería de la zona antigua.

En la Plaza de Viriato, bajo los preciosos castaños que prestan su sombra, el Aureto ha instalado su terraza de verano, aunque por el momento sólo en horario de tarde, a partir de las 15.30 horas.

En la ruta de la zona monumental el San Martín (calle Sor Dositea Andrés, con terraza), instala ya hoy miércoles su terraza, en un entorno tranquilo y despejado, como es el propio parque de San Martín.

Atravesando el parque, en la Plaza de San Martín, el Café Universal retomaba ayer si actividad con la instalación de su terraza y una incesante afluencia de clientes y un gran ambiente, que no cesó a pesar del pequeño chaparrón que cayó en torno a las nueve de la noche.

Mientras, la terraza del Medieval (Plaza de San Martín) continúa cerrada, a la espera de su apertura el jueves, así como la del restaurante DePicoteo (Rúa de los Francos, con terraza en San Ildefonso), que aún no ha anunciado su apertura, aunque el matrimonio formado por Adolfo González y Reyes Heras continúa acercando su comida innovadora de base tradicional a los zamoranos por encargo.

En este entorno, ya en la Rúa, la Tahona del Pan no ha podido inaugurar su coqueta terraza, al ser interior, por lo que deben esperar al paso de Zamora a la Fase2.

Finalmente, ya en la Plaza de los Ciento, el Café Thalberg, otro de los imprescindibles, ubicado en un entorno privilegiado, entre jardines y la zona porticada, ya presta sus servicios en horario de tarde a los clientes, ofreciendo un remanso de paz a quienes pasean por el casco histórico, con un trato amable y cercano.

Es una tímida apertura que ha tenido una buena respuesta, aunque son muchos los zamoranos que aún prefieren mantener la precaución en esta fase.

Con la mirada puesta en las indicaciones de las autoridades y máximas medidas de desinfección y distancia en sus terrazas, el casco antiguo de Zamora toma oxígeno poco a poco.

Un comentario en “La vida regresa al casco antiguo con sus terrazas

  • Avatar
    el 27 mayo, 2020 a las 09:10
    Permalink

    Este reportaje es ecuánime,por la información ,un reportaje tiene ser real, justo,etc para que todos podamos competir con las mismas ventajas la hostelería zamorana es diversa y no solo de algunos establecimientos, dicho esta .

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *