Lágrimas, Perseidas y una Vía de luz

Noches de agosto, de lágrimas y estrellas en el cielo. Paraíso de las almas errantes, mirador infinito de los que nos faltan, que encienden el mundo cuando todo es oscuro y nos dibujan la sonrisa brillando en lo alto.

El mártir Lorenzo ha llorado sus lágrimas de luz, las deseadas Perseidas, en el cielo zamorano, y la Vía Láctea dibuja su rastro blanco para orientar a los peregrinos que dirigen sus pasos hacia Santiago, siempre hacia el Norte, en esta Vía de la Plata. Plata de ley, hilo invisible que cose el devastado oeste de sur a norte, que atraviesa surcos y viejas calzadas y sustenta la memoria de un camino de siglos hacia el interior del hombre.

Lluvia de estrellas sobre mojado, noches mágicas de agosto bajo el signo del león sobre los campos de Moraleja del Vino.

Fotos: José Manuel Robles

Un comentario en «Lágrimas, Perseidas y una Vía de luz»

  • el 14 agosto, 2021 a las 19:51
    Enlace permanente

    Otra estrella que iluminaba, razón tienes. Ana, otra estrella fugaz que pasó sin hacer ruido, discretamente, por la vida. Nos deja su estela, eso sí, para que no olvidemos la clase de hombre que era. Por desgracia, lo bueno dura poco. Descansa en paz, amigo.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies