Posada Real de las Misas, una mirada al infinito horizonte de Sanabria

En lo más alto de la Villa de Puebla de Sanabria, en un conjunto monumental único, esta casona del siglo XV se ha convertido en un templo para el descanso y el buen comer. Tradición y vanguardia se unen en sus catorce habitaciones, miradores privilegiados a la belleza de la comarca sanabresa.

En lo más alto del cerro en el que se asienta la Villa medieval, coronando sus cuestas empinadas, entre la Plaza Mayor y la Muralla y muy cerca del baluarte de Los Portugueses, conocido hoy como «La Garita», la Posada Real de las Misas habla de la historia de Puebla de Sanabria, de sus leyendas, de oscuros pasadizos y tesoros escondidos en el Castillo que se han transmitido de generación en generación por la excepcional ubicación de la casona.


Habitar entre sus muros, ocupar una de sus catorce habitaciones es respirar la paz de Sanabria y asomarse al infinito; es revivir la historia, alimentar el alma en un ambiente único que conjuga la tradición con la vanguardia, la comodidad con el diseño, en espacios bien diferenciados que delimitan la piedra y la madera, el vidrio y el acero, con el paisaje abierto de la comarca sanabresa por horizonte.


Erigido en el siglo XV en piedra y pizarra, el inmueble se sitúa en un entorno que traslada al visitante a otra época, en el conjunto que conforman la iglesia románica de Santa María del Azogue, el Castillo de los Condes de Benavente, el pequeño y precioso Ayuntamiento del siglo XVI y la capilla barroca de San Cayetano. Sus ventanas y miradores, que llenan de luz sus estancias, son un balcón privilegiado a toda Sanabria.


Distintos ambientes


La propia estructura del edificio, rehabilitado por el arquitecto Francisco Somoza, hace que todas las habitaciones sean diferentes entre sí, con distintas decoraciones de exquisito gusto en perfecto equilibrio entre lo tradicional y la vanguardia.

Según su ubicación, ofrecen diferentes vistas a la Plaza Mayor, epicentro de la alegría de las fiestas de la Villa; al río Tera y su preciosa playa fluvial a sus pies o a las iglesias y el Castillo, que conforman uno de los entornos más bellos de España, declarado Conjunto Histórico Artístico.


Ningún detalle queda al azar en La Real Posada de las Misas, que cuenta además con una serie de espacios de estar comunes distribuidos en cada una de las plantas que invitan al descanso y al silencio.


Además de su mobiliario de diseño, en sus paredes nobles cuelgan dibujos de destacados artistas contemporáneos como Mariscal, Jacobo Perez Enciso, Paso, Cesepe, Lopez Ocaña, Carlos Vega, o Agustín Rosell, entre otros, que convierten el edificio en un pequeño centro de arte donde todo es armonía, equilibrio, belleza.


Gastronomía

El cliente dispone tambien de un bar y un pequeño restaurante en la planta baja en el que disfrutar de la mejor gastronomía sanabresa y de los productos de calidad de la zona como los tiernos habones, su ternera alimentada en verdes pastos, pulpo, setas (destacan los exquisitos boletus) o las famosas truchas del Tera, dignos de las mejores mesas y de los paladares más exigentes. Si Sanabria es un paraíso natural, también lo es para los amantes del buen comer, que encontrarán productos de cercanía de máxima calidad.


Historia y futuro


La Real Posada de las Misas toma su nombre de la propia historia del inmueble. Así, en 1800 el inmueble figura en el plano de Zamoranegui y pertenecía a Don Francisco Martinez Yáñez, quien se la cedió en 1823 a Don Francisco Fernández Blanco por adeudarle varias cantidades procedentes del estipendio de 24 reales, es decir, 6 pesetas de misas con que estaba gravado.


El tándem de los hermanos Óscar y Paco Somoza, que suman la experiencia y profesionalidad en el sector hostelero con el mejor y más inteligente diseño de espacios e interiores, ha obrado de nuevo el milagro -como ya hicieran con la Posada Real La Cartería– de volver a la vida a uno de los edificios más emblemáticos de la Villa, por cuyas fachadas pasan los toros de fuego en las fiestas de las Victorias y bailan los gigantes de La Puebla sus ritmos ancestrales al son de las gaitas sanabresas.


Y al fondo, más allá de cristales y ventanales, como un regalo del cielo, la desembocadura del río Castro en el Tera, las montañas de la Sierra de la Culebra, el pico de Santo Toribio, las montañas del Chaneiros, el maravilloso relieve que enmarca Lago de Sanabria: la Cabrera alta, las sierras de San Martín de Castañeda y la de Murias, Cervantes o las Montañas del Padornelo, recuerdan a sus moradores que Sanabria es tierra de leyendas y lobos, de magia, de paisajes y naturaleza, de gentes con un extraordinario espíritu de supervivencia que merecen ser conocidas y disfrutadas.


Desde esos miradores, también Puebla la Bella y Sanabria miran al futuro.

Posada Real de las Misas. Plaza Mayor, 13. Puebla de Sanabria (Zamora)

☎️ 980 62 03 58

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *