¿Qué vino bebió Jesús durante la Última Cena?

En tiempos bíblicos, el consumo de bebidas con alcohol no era algo extraño. Tal y como reflejan algunas referencias de las sagradas escrituras, los habitantes de la antigua Palestina bebían cerveza y vino hecho con diferentes tipos de frutos; y, de todas las bebidas que se mencionan en la Biblia (agua, leche, cerveza, vino, etc.) el vino, el mosto de la uva fermentado, es el que encabeza la lista de bebidas alcohólicas más consumidas de la época.

Última Cena

El vino aparece en numerosas ocasiones en la Biblia y en la literatura bíblica: desde Noé plantando un viñedo y emborrachándose en el Génesis,​ a Jesús haciendo el milagro de convertir agua en vino en las bodas de Caná,​ y por supuesto, el vino como parte del rito principal del Cristianismo: la Eucaristía. De hecho, la teología católica considera a la Eucaristía como el sacramento instituido por Jesucristo durante la Última Cena.

Uno de los grandes mitos que giran alrededor de esa Última Cena, a parte del menú servido o el cáliz que utilizó Jesús (el conocido como Santo Grial), es qué vino bebió Jesús durante la reunión. Diferentes estudios intentan, desde hace años, determinar cómo era la bebida que protagonizó uno de los momentos clave de la historia para el mundo cristiano.

Uva de Syrah

Un grupo de científicos de la Universidad de Ariel, en Cisjordania, ha conseguido  identificar unas 120 variedades distintas de uva que crecían en el Israel de la época, reduciendo el espectro a un total de 20 variedades; si bien existe un cierto consenso entre expertos en reconocer que en las tierras de Jesús dominaba la que sería el antepasado de la actual Syrah, cepa que tuvo su origen en Persia. A pesar de todo, afirman que aún deberá pasar tiempo para poder determinar cuál fue la cepa usada para producir el vino consumido durante la Santa Cena.

El afamado sommelierDiego Di Giacomo, afirman que, aunque el vino preferido por los romanos era el blanco, en las regiones de Palestina se consumía más el vino tinto, que es el tipo de caldo que siempre se nombra en la Biblia. Además, en esa zona también existía la práctica de agregar al vino agua, e incluso miel o especias; así como guardar el jugo de uva en odres o en pieles de cabra. Tras su fermentación, solo los mejores vinos, puros y sin aditamentos, se depositaban en tinajas durante algún periodo para que se tornaran más fáciles de beber por la acción del tiempo. Todo esto, sumado a otros métodos como el de dejar las uvas expuestas a la acción de humo caliente, le daba a la bebida cierto sabor ahumado.

Por todo lo anterior, según algunos entendidos del tema, el vino que bebió Jesús en la Última Cena, durante la época de Pascua, sería, con cierto margen de error, un caldo denso, de cierto cuerpo, con un breve añejamiento, una graduación alcohólica en torno a los 14 grados, procedente de las uvas parientes de la que hoy se conoce como Syrah.

Por otro lado, hay voces que aseguran que lo que Jesús bebió no fue vino sino jugo de uvas, o que el caldo de la velada no era vino fermentado. Lo que parece evidente es que resulta prácticamente imposible determinar qué gustos o aromas similares a los actuales podrían tener ese vino, aunque también son muchos los estudiosos que coinciden en señalar que si tuviéramos la posibilidad de probarlo en la actualidad, su sabor seguramente no sería de nuestro agrado.

Artículo basado en “Misterio sagrado: ¿qué vino bebió Jesús durante la última cena?”

[Publicado en La Vanguardia. Texto: Albert Domènech, Barcelona – 14/04/2017]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *