Ricobayo, con un tercio de su capacidad, un paisaje para disfrutar con los cinco sentidos

Es el embalse del verano, de los recuerdos, aunque este 2020 haya obligado a cerrar sus playas y su chiringuito. El embalse que llena de vida Muelas del Pan y Ricobayo y la tierra de Alba; el de los deportes náuticos y zona de baño compartida con numerosos turistas portugueses que se acercan a bañarse en sus aguas.

Bajo sus aguas, en el curso del río Es la, duermen cuatro pueblos que tuvieron que ser anegados y la vida brotó de nuevo en sus orillas, en la más grande obra hidráulica realizada en la provincia.

Pasado el verano, en el que el embalse ha estado prácticamente al cien por cien de su capacidad, de 1145 HM, el volumen de sus aguas ha bajado considerablemente y esta semana alcanza los 390 HM, lo que representa un 34,06 de su capacidad, poco más de un tercio del total.

Si con su capacidad total es un espectáculo aún así, la zona es un destino maravilloso para hacer una excursion, visitar sus orillas y conocer todo su entorno, una de las joyas naturales de la provincia de Zamora.

A falta de establecimientos hosteleros abiertos y con el aforo de los espectáculos con un adoro muy reducido, visitar los rincones de la provincia este otoño es una excelente opción para descubrir toda su belleza.

A sólo 21 kilómetros de Zamora capital, por la N122, junto a Muelas del Pan, el embalse de Ricobayo muestra este otoño toda su belleza.

Fotos: Luis Fernández

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies