Un preso se declara ‘discípulo de Baco’ para que incorporen vino a su menú en la cárcel

Según publica VozPópuli, el preso, de 25 años, ha remitido una carta al director de la prisión alavesa de Zaballa para que se respeten sus creencias.

Un preso de la cárcel alavesa de Zaballa ha remitido una carta al director de la prisión declarándose miembro de la Iglesia de Baco para que incorporen el vino a su menú, en función de sus creencias.

Podría parecer una noticia sacada de El Mundo Today, pero no lo es. La noticia la ha publicado el digital VozPópuli y ha ocurrido en una prisión alavesa.

El preso en cuestión, de 25 años de edad, ha esgrimido que, ya que Instituciones Penitenciarias adapta sus menús a las distintas confesiones religiosas en la cárcel, se declara discípulo del Dios Baco, el dios del vino. 

Con ese argumento, ha remitido una carta al director de la prisión reclamando sus derechos como primer miembro de la Iglesia de Baco.

El escrito, fechado el 6 de mayo, dice de forma textual:

“Teniendo en cuenta que en este centro los alimentos se reparten en función de las creencias religiosas de cada uno, solicito acogerme a ese derecho”.

«Pongo en conocimiento del centro que soy discípulo del dios Baco (Dios del vino), por ello solicito por favor que se me de vino en las comidas para poder cumplir las normas de mi religión. Muchas gracias».

La solicitud no ha sido atendida por el centro, por lo que el recluso deberá esperar a cumplir su condena para poder retomar los hábitos de su creencia ya en libertad.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *