Veintinueve de junio, San Pedro

El calendario marca en rojo en Zamora el veintinueve de junio, festividad de San Pedro. La ciudad y sus calles deberían estar a rebosar de gente y alegría, de un pueblo que celebra estar vivos, su identidad, el pan y la palabra.

En la Plaza de Viriato los alfareros y ceramistas, los hombres y mujeres que trabajan el barro con sus manos, mostrarían miles de piezas tradicionales y de vanguardia en su gran cita anual. Toneladas de ristras de ajos tapizarían las Tres Cruces con el orgullo de ser la gran cosecha del año.

Las plazas y rincones de la ciudad echan de menos su feria de día, el olor a rico de sus planchas; las tardes y las noches, sus conciertos de Bandas, el MUBAZA con los jóvenes valores de la tierra, la muestra de folclore, las noches de copla y de jazz, las voces de lo Alollano resonando gozosas en el aire. La Catedral se queda más sola sin el quejío flamenco rompiendo contra las piedras y están cerradas a cal y canto las puertas de la plaza de toros, vacíos sus tendidos de sol y sombra.

Silencio en las calles sin el bullicio de las peñas, sin las risas de los niños con sus pajaritos de cerámica cantando su canción, sin los gigantes danzando y sosteniendo el cielo. Silencio en el Duero sin sus pruebas deportivas, sin el rescoldo de los fuegos de artificio sobre el agua poniendo fin a la alegría de la fiesta, a un año vivido, cumplido y disfrutado.

Pero hoy es 29 de junio y desde Hostelería en Zamora recordamos que Zamora está en fiestas sin fiestas. Y cerramos los ojos y recorremos de la mano de la memoria nuestros recuerdos y rincones mágicos, las vivencias de un pueblo que se echa a la calle cuando finaliza junio con las llaves de la alegría en sus manos.

Salud para el año que viene, zamoranos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *