Villalcampo o la fuerza desatada del agua

Al oeste de la provincia de Zamora, cerca de la frontera con Portugal, en la conjunción entre el el río Esla y su padre, el Duero, en la encrucijada geográfica entre las comarcas de Aliste, Sayago, Alba y la Tierra del Pan, en el corazón de Los Arribes, el Salto de Villalcampo es punto de peregrinación en estos días para los zamoranos, que acuden a ver el impresionante espectáculo del desembalse de agua cuando abre sus compuertas.

Toda una experiencia en un rincón privilegiado de la naturaleza que ilustra con espectaculares imágenes y un sonido atronador la fuerza rabiosa y el poder del agua en tiempo de crecidas del cauce del Duero producidas el deshielo y la lluvia de las últimas semanas.

Si a finales del pasado verano era preocupante el bajo nivel de los embalses de la provincia, este tramo final del invierno asegura el agua en todos los embalses de la provincia, que superan el 80 por ciento de su capacidad e incluso rebasan el 90 por ciento.

Ruta del Agua

La geografía zamorana y en especial la zona de Los Arribes, por donde discurre el Duero en su camino hacia Portugal, marca una espectacular ruta del agua que conforman los embalses de Villalcampo, Esla, Valparaíso y Castro, entre otros, cuya capacidad está en estos momentos por encima del ochenta por ciento.

Ante el elevado nivel de las aguas, algunos han abierto las compuertas durante este fin de semana para no ver sobrepasado su nivel y liberar la presión en su vaso.

Las suaves temperaturas y el cierre perimetral de la provincia han favorecido la afluencia de centenares de personas a estos puntos, atraídas por las imponentes imágenes que dejan al caer millones de litros cúbicos al ser liberados.

En el caso del embalse de Villalcampo, su capacidad en estos momentos es del 92,1 por ciento, según los datos que facilita la Confederación Hidrográfica del Duero, sólo superada por la de Valparaíso, al 95,7 por ciento del total de agua que puede almacenar.

El impacto de sus aguas recién desembalsadas cayendo poderosas y el sonido profundo, brutal, que produce, sobrecoge y maravilla a quienes se acercan a la presa a presenciar todo un espectáculo que cobra mayor atractivo en un tiempo tan duro como el actual, con restricciones de horario y movilidad a causa de la pandemia.

Una experiencia, una ruta que hay que conocer para reconocer a la vez lo diminuto de la existencia frente a la inabarcable fuerza de la naturaleza cuando se rebela.

Fotos y vídeo: Rafa Lorenzo

Vídeo: Rafa Lorenzo/Canal Trotamundos

Un comentario en «Villalcampo o la fuerza desatada del agua»

  • Avatar
    el 15 febrero, 2021 a las 20:48
    Enlace permanente

    GRACIAS, DULCE ESCRIBIDORA POETA… DESBORDAS DE VIDA LA TORRENTERA DE ILUSIONES Y ESPERANZAS ACUMULADAS EN TUS LECTORES Y ESCUCHANTES…
    GRACIAS… MIL GRACIAS, ANA PEDRERO…

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies