Zamora, una ciudad de ministriles que recupera su historia

🔴 El ensemble histórico Ministriles de la Reyna y el coro Amystis devuelven a la ciudad la música y la polifonía del Medievo y el Renacimiento.

🔴 Conciertos, charlas, una exposición y el estreno de un documental conforman un festival que se desarrolla en El Castillo y La Alhóndiga y que nace con vocación de continuidad.

Sonidos que forman parte de la historia y del patrimonio musical de esta ciudad. El festival ‘Zamora, ciudad de ministriles‘ pone este fin de semana el broche de oro a la programación del Verano Cultural que organiza el Ayuntamiento de Zamora y lo hace con la música antigua que sonaba en sus calles y templos en el Medievo y el Renacimiento, que resucitará al amparo de los viejos muros de El Castillo.

El festival cuenta con la presencia de dos formaciones musicales de primer nivel como es el ensamble Ministriles de la Reyna y el coro Amistys, además de la intervención de constructores de instrumentos, una pequeña exposición y el estreno de un documental sobre los ministriles y su tiempo.

El ciclo ha sido presentado esta mañana por la concejala de Cultura, María Eugenia Cabezas, y el director de la banda del ensamble de ‘Ministriles de la Reyna‘, Javier Martos, y nace con intención de consolidar en Zamora una Escuela de ministriles y un ciclo que abarque diferentes disciplinas musicales y artísticas, como teatro clásico, danza o canto, además de talleres de construcción de instrumentos, si bien la pandemia ha obligado a organizarlo este año en un formato reducido.

Con esta primera edición de ‘Zamora, ciudad de ministriles’, el público podrá disfrutar de música antigua para viento y polifonía (principalmente del Renacimiento); aprender sus orígenes y la importancia cultural y social que han tenido a lo largo de la Historia; o cómo han sido el germen de las actuales bandas de música en su versión más clásica, así como su parentesco con la dulzaina, uno de los instrumentos tradicionales más señeros de Zamora.

Como explicaba Javier Martos, los ministriles eran músicos que surgen en el siglo XIV y tuvieron su máximo esplendor en los siglos XVI y XVII, poniendo música a multitud de actos y actividades como apertura de mercados, actos religiosos, procesiones, representaciones teatrales o acompañamiento de autoridades, entre otros.

En este sentido, Martos ha animado a los zamoranos a acercarse a conocer a estos músicos y disfrutar de los instrumentos de la época como chirimías, sacabuches, cornetos, orlos o bajoncillos, antecesores directos de trombones, cornetas, oboes o dulzainas, en su versión más popular.

Javier Martos considera que Zamora es una ciudad ideal por los numerosos antecedentes históricos de esta música en la ciudad y la intención inicial de consolidar festival y ampliarse para acercarlo al público e incluso  que músicos de la ciudad se animaran  y pudiera surgir una banda de ministriles en Zamora. En este sentido, destacaba al zamorano David Alejandre, profesor de trombón, quién es a su vez ministril, o la labor de Alberto Jambrina y la Escuela de Folclore en su recuperación de la dulzaina, además de las bandas de Zamora capital, Toro y Benavente, donde los instrumentos de viento forman parte de la historia y tradición viva de la ciudad.

Programa

El festival comienza hoy viernes a las 20:00 horas con la proyección y estreno de la película documental ‘Ministriles, viajeros del tiempo a través de la música‘ en el salón de actos de La Alhóndiga.

Las actividades se desplazan mañana sábado a El Castillo, con la charla-exposición del constructor de instrumentos, Tony Esparis, a las 12:30 horas y la muestra-exposición de chirimías a cargo de Juan A. Valera a las 18:30 horas.

Ya por la tarde-noche, a las 21:30 horas, tendrá lugar el concierto didáctico ‘Ministriles, músicos de viento del Renacimiento‘ a cargo del ensamble de ‘Ministriles de la Reyna’.

El Festival finaliza el domingo con el concierto de clausura ‘Los polifonistas del Siglo de Oro español’ a cargo del coro ‘Amystis‘ y ‘Ministriles de la Reyna’, a las 21:30 horas en El Castillo.

Todo un lujo que devuelve a la ciudad sonidos de música religiosa y profana que ilustraba la vida de los zamoranos en sus calles y templos y que supone, como destacaba la concejal de Cultura, María Eugenia Cabezas, el mejor broche a la programación del Verano Cultural.

Fotos: Ana Pedrero/ ministriles.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies