Fermoselle, el eterno mirador al Duero

La villa de Fermoselle vive ya inmersa en sus fiestas de San Roque y San Agustín. Sus calles empinadas, sus casas de piedra y sus bodegas históricas nos hablan de la vida en la frontera del Duero en su camino hacia Portugal, ese maravilloso desfiladero que trazan Los Arribes que unen las provincias de Zamora y Salamanca.

Fermoselle vive sus fiestas, su tradición taurina, su cultura, sus Noches de la Raya. Fermoselle brinda con su vino, alza la copa de la alegría.

Pero existe un Fermoselle eterno más allá de la fiesta, más allá de los siglos. Es el eterno mirador, el más privilegiado balcón al Duero, que se muestra en majestad a nuestros pies.

Sus rutas, su paisaje, su rabiosa belleza interior, bien merecen hacer de Fermoselle y de toda la tierra de Sayago un destino preferente para quienes quieran conocer los tesoros naturales que esconde la provincia de Zamora.

Os esperamos.

Foto: Fermoselle Villa del Vino
Foto: Turismo Fermoselle
Foto: Turismo Fermoselle

Quién lo ha escrito:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies