Fermoselle, tierra de calabazas XXL

Manuel Ramos logra con ciencia y paciencia en su huerto una calabaza de media tonelada y otra de 400 kilos.

Una calabaza se transforma en carroza en el cuento de Cenicienta para llevarla a palacio bajo un encantamiento. Sin magia ni hechizos, sólo con abonos ecológicos, ciencia y paciencia, en el huerto del fermosellano Manuel Ramos sus calabazas gigantes bien podrían ser las que dieron lugar a una de las transformaciones más famosas del imaginario infantil.

El secreto? Mucho mimo y conocimiento del terreno, riego diario y eliminar los distintos frutos de las plantas gigantes para que uno sólo absorba todo el agua y los fertilizantes y se transforme en un impresionante ejemplar XXL.

Si el año pasado Manuel Ramos ya obtuvo calabazas de 300 kilos de peso, el objetivo para este 2020 era lograr frutos de 500 kilos y lo ha logrado. Así, en el huerto de Fermoselle, junto a pequeñas calabazas de decoración, frutales, pimientos y tomates, destacan las plantas de calabazas gigantes, que ocupan unos 200 metros cuadrados de superficie, donde ha logrado sacar adelante una calabaza de media tonelada y otra que ronda los 400 kilos. Una producción que bien daría para hacer una deliciosa crema de calabaza para toda la villa.


También esta temporada el agricultor ha cultivado sandías gigantes, con frutas de hasta 50 kilogramos de peso.


Afición en todo el mundo


Manuel Ramos descubrió en internet la creciente afición en todo el mundo a cultivos gigantes, para la que existen competiciones nacionales e internacionales que este año han sido suspendidas a causa del Covid-19.

El fermosellano ha regado a diario durante cinco meses sus cultivos gigantes, de los que tres se dedican a engordar el fruto. Las semillas proceden de Alemania y existe todo un mundo en internet sobre estos cultivos y su manejo. También ha germinado una de las semillas de la calabaza de 300 kilos del pasado año, cuyas semillas han sido demandadas internacionalmente por la amplia difusión que tuvo la cosecha de 2019.


La meta del zamorano sería poder alcanzar algún día los mil kilos en uno de sus frutos. Quizá así no sería necesaria una varita mágica para que la calabaza fuese digna carroza de una princesa, sin encantamientos de por medio. 

📸 Calabazas 2020

📸 Calabazas 2019 (300 kg.)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *