La primera luz

Existe una ciudad que viste de rosas y naranjas, amarillos, azules imposibles cuando la primera luz del día enciende su cielo.

Así Zamora, su muralla, su Duero, en el inicio de cada día, cuando la vida se despereza de puertas adentro. Altiva, maciza, hermosa bajo la caricia del amanecer.

Rotunda, románica, cincelada en la piedra, en la historia; poderosa, paciente, inmensamente bella.

Foto: Rafael Pedrero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies