Zamora, piedra y fuego

La silueta de la piedra, la ciudad de las torres y campanarios con su Catedral orgullosa, contrasta en negro bajo un cielo que se torna en fuego con el último sol de la tarde.

Zamora es la ciudad del románico y el modernismo, de la muralla, los puentes, el Duero y el Romancero. Pero también deberían ser patrimonio sus atardeceres sobre el río, la hora mágica en la que el día y la noche se funden en un abrazo efímero.

Un cielo encendido y una tierra en sombra, silente, que contempla el paso de los siglos desde su atalaya.

Hermosa Zamora.

📸 Oksana Kharina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies