Zamora, un paraíso gastronómico

La provincia de Zamora y su capital ofrecen de norte a sur infinidad de platos, alojamientos, parajes, paisajes y gentes que la convierten en un paraíso turístico y gastronómico de primer orden a apenas 200 kilómetros de Madrid y con una buena comunicación por autovía y tren de alta velocidad.

Su variada geografía y la calidad de los productos de la tierra, además de la excelencia de sus vinos la convierten en un destino ideal para los visitantes de corta y larga estancia, que podrán disfrutar de enclaves naturales privilegiados, pueblos y ciudades monumentales o tranquilos parajes rurales con alimentos y vinos autóctonos de primerísima calidad.

No en vano, entre las comarcas de Zamora una recibe el nombre de Tierra del Pan y otra de Tierra del Vino, lo que da idea de la importancia del cereal y el viñedo desde tiempos inmemoriales en estas tierras.

Productos reconocidos como el Garbanzo de Fuentesaúco, la Lenteja de Tierra de Campos o el Habón de Sanabria o la magnífica huerta que baña el Duero constituyen entrantes ideales para el Lechazo de la IGP de Castilla y León o la Ternera de Aliste así como el Chorizo Zamorano, aderezados con el Pimiento de Benavente o los boletus y setas de Sanabria, Aliste y La Carballeda, regados con los vinos de las D.O de Toro, Arribes del Duero y Tierra del Vino o por los de Benavente y los Valles.

A estas exquisiteces hay que añadir el Queso Zamorano, un queso puro con la leche de las ovejas churras y castellanas que pastan en la provincia, o la deliciosa miel de brezo, encina o roble, principalmente de la zona de Aliste.

Quién lo ha escrito:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies